Escrito por 15:20 Blog, Smart City

Pequeñas comunidades, grandes ideas: La evolución de tres pueblos inteligentes

pueblos inteligenets

Por Jon Glasco.

Megaciudades como París, Londres y Nueva York acaparan los titulares de las ciudades inteligentes en los últimos años, principalmente porque son centros de poder económico, tecnológico e innovador. Aunque las pequeñas comunidades y los pueblos inteligentes de las zonas periféricas reciben menos atención, sin embargo ofrecen valor a través de la innovación en biodiversidad, resiliencia climática, protección del medio ambiente, agrotecnología, logística, turismo y oportunidades de trabajo a distancia.

Los pueblos inteligentes que hay en Europa se construyen a base de contar con las fortalezas y las políticas locales, lo que les proporciona sostenibilidad y resiliencia. Usan la gobernanza participativa para crear estrategias centradas en la ciudadanía y mejorar sus condiciones socioeconómicas. Este artículo, el segundo de una serie sobre comunidades periféricas, repasa tres pequeñas ciudades -en España, Austria y la República Checa- y destaca sus puntos fuertes como pueblos inteligentes.

La Almunia, España

Uno de estos pueblos inteligentes es La Almunia de Doña Godina. Con una población estimada de 8.000 habitantes, está situado a 50 kilómetros de la ciudad de Zaragoza. A diferencia de muchas pequeñas comunidades que sufrieron despoblación, La Almunia sigue creciendo, alcanzando una tasa media de crecimiento anual superior al 2% en los últimos 20 años. Según la alcaldesa Marta Gracia, el crecimiento y el desarrollo económico de la ciudad son el resultado de dos factores principales: la Escuela Politécnica Universitaria de la Almunia (EUPLA) y la modernización de la agricultura local.

La EUPLA es una escuela de ingeniería de titularidad municipal adscrita a la Universidad de Zaragoza. Durante más de 50 años, EUPLA ha formado a estudiantes en ramas de ingeniería y tecnología. En la actualidad, el plan de estudios incluye mecatrónica, ingeniería de datos, organización industrial, ingeniería civil, arquitectura e ingeniería agrícola. La presencia de hasta 3.000 estudiantes y educadores profesionales en La Almunia ha transformado inevitablemente la sociedad, la economía y el sector agrícola locales.

La Almunia está especializada en la fruticultura, y Gracia afirma que el éxito local en agricultura se basa en los innovadores métodos de riego, en el dominio de las técnicas productivas y en la capacidad de exportación. «Nuestro sector agrario genera una gran demanda de mano de obra y facilita el desarrollo de un importante sector de servicios e industria auxiliar. Esto significa que nuestra economía está bastante diversificada, porque no hay una gran empresa dominante».

Muchos de los extranjeros que han acudido a trabajar en la campaña de recogida de fruta de La Almunia han acabado instalándose en el pueblo, y un número importante de estos nuevos residentes (que representan alrededor de un tercio de la población) han podido obtener empleos fijos y mejor remunerados en la hostelería, los servicios, el transporte y la industria.

Basándose en el ecosistema tecnológico de La Almunia, fue una decisión fácil para el ayuntamiento presentar su candidatura a Innpulso, la Red de Ciudades de la Ciencia y la Innovación de España, que seleccionó al pueblo como «Ciudad de la Ciencia y la Innovación». EUPLA y sus proyectos fueron esenciales para obtener esta distinción, en particular el proyecto Digital Valley 4.0, que pretende extender las herramientas IoT al sector agrícola de La Almunia y las localidades vecinas.

En colaboración con la cooperativa agrícola aragonesa Cosanse (ubicada en La Almunia), Gracia afirma que «pretendemos instalar una red de sensores en las explotaciones agrícolas conectados mediante tecnología LoRa con un superordenador en EUPLA. Los agricultores locales se beneficiarán de esta red gracias a la recogida instantánea de datos y a los análisis posteriores proporcionados por la EUPLA, lo que dará lugar a nuevas investigaciones y aplicaciones en materia de prevención de plagas, seguros agrícolas y tecnologías de agricultura autónoma».

Como Ciudad de la Ciencia y la Innovación, La Almunia recibió una subvención del Gobierno español para contratar a un agente de innovación. Esta función es necesaria «para profundizar en los proyectos de innovación, la revitalización empresarial y nuestra agenda urbana», afirma Gracia. El ayuntamiento de La Almunia «ya ha conseguido captar por sí solo un volumen importante de fondos europeos de nueva generación, pero sin personal especializado no es posible plantearse proyectos más complejos.»

Las tareas iniciales del agente de innovación son coordinar e impulsar la primera Comunidad de la Energía con participación municipal en La Almunia, y colaborar en el desarrollo del programa de Eficiencia y Rehabilitación Energética en Barrios, (ERRP) por el que el pueblo recibe fondos europeos. Esto permite a La Almunia participar en una serie de iniciativas transferidas desde Innpulso. Gracia explica: «Necesitamos redes de colaboración -y aprender de otros municipios- para promover un crecimiento sostenible y equilibrado».

La colaboración entre EUPLA y el Instituto Tecnológico de Aragón (ITAINNOVA) debería abrir más ventanas de oportunidad para La Almunia. «Queremos ampliar la colaboración con ITAINNOVA a las empresas locales, y este es otro ámbito en el que es importante contar con el agente de innovación.»

La historia de La Almunia como pueblo inteligente demuestra cómo para una pequeña comunidad es perfectamente posible crecer económica y tecnológicamente, siempre y cuando exista una estrategia visionaria, innovadora y colaborativa.

Pöllau, Austria

Dar un paseo virtual por el Parque Natural del Valle de Pöllau, en Austria, para apreciar su belleza natural y sus perales hirschbirne, revela indicios de cómo esta pequeña comunidad se convirtió en un pueblo inteligente gracias a su compromiso con la agricultura sostenible y un medio ambiente sano. El nombre hirschbirne deriva de otoño en alemán, lo que denota la época tardía en que maduran este tipo de peras. Aunque en su día estuvieron en peligro de extinción, los hirschbirne han renacido en el valle de Pöllau, y las peras son ahora el principal producto agrícola de la región.

Con una población estimada de 6.000 habitantes, el municipio de Pöllau está a 60 kilómetros de la elegante ciudad de Graz, capital de Estiria, una región conocida como el «Corazón Verde de Austria», con abundantes bosques, seductores viñedos, excursiones para practicar senderismo, balnearios, fotografía y eventos culturales.

La agricultura y la silvicultura de la región de Pöllau están condicionadas por la topografía. Mientras que las laderas occidentales del valle de Pöllauer son en su mayoría boscosas, el fondo del valle y las laderas se utilizan para la agricultura. En Pöllau funcionan más de 170 empresas cuya ocupación principal es la agricultura y silvicultura, y otras 220 más relacionadas con ambos ámbitos. Se calcula que el 48% del pueblo se dedica a la silvicultura. «Una plantación adecuada proporciona protección contra el viento y los ventisqueros, y el bosque tiene un efecto positivo sobre el microclima, el balance hídrico y las necesidades recreativas.

Los agricultores dedicados a la fruticultura y la viticultura contribuyen de forma vital a la biodiversidad de la zona. El compromiso de Pöllau con la protección de la biodiversidad se apoya en la conciencia local de que «la biodiversidad es un requisito previo para la nutrición, la salud, el bienestar… y la disponibilidad de materias primas renovables».

Pöllau y más de 70 municipios austriacos cooperan en KLAR, un programa de adaptación al cambio climático financiado por el Fondo Austriaco para el Clima y la Energía. El programa ofrece a las autoridades locales un método orientado al proceso para concienciar sobre el cambio climático y aplicar medidas de adaptación. Para Pöllau, la participación en el KLAR contribuye a la protección de la biodiversidad, las opciones de abastecimiento de agua, la construcción respetuosa con el clima y el control de las inundaciones.

El centro del pueblo, con edificios de importancia histórica y una casa consistorial protegida, es motivo de orgullo local. Sin embargo, el desarrollo inmobiliario está desplazando gradualmente las estructuras históricas y reduciendo el atractivo del centro como lugar para vivir y trabajar. Para revitalizar el centro del pueblo, las autoridades locales confían en un proceso de participación ciudadana conocido como «A21L», combinado con el apoyo de destacados arquitectos y del Instituto de Diseño Urbano de la Universidad Tecnológica de Graz.

En la sede electrónica municipal, los residentes pueden inscribirse en un boletín online y encontrar información sobre servicios de emergencia, cambio climático, condiciones medioambientales, servicios públicos, estaciones de recarga electrónica, eventos culturales, oportunidades de empleo y la biblioteca pública. El abono anual a la biblioteca permite acceder a medios digitales en la plataforma DigiBib-Styria, con más de 50.000 libros electrónicos, audio-libros, vídeos y revistas.

Mukařov, Czech Republic

Con una población de unos 2.500 habitantes, Mukařov se encuentra a poca distancia de la capital Praga. El municipio está formado por tres aldeas anteriormente independientes con diversos activos y competencias: Srbín (un pueblo agrícola con reciente construcción de viviendas asequibles), Žernovka (conocido por las canteras de granito) y Mukařov-Buda (un centro rural «en la encrucijada de las rutas comerciales tradicionales» con centro médico, escuela y bien provisto de tiendas).

Mukařov presume de una economía saneada, una baja tasa de desempleo, recursos naturales, servicios modernos y una población en crecimiento. Al igual que otras pequeñas ciudades cercanas a Praga, Mukařov se enfrenta a los retos derivados de la migración de residentes urbanos en busca de viviendas de mayor calidad y un mejor entorno. Esta migración provoca un aumento de la demanda de servicios públicos, soluciones de transporte, vivienda y equipamientos cívicos en un pueblo con recursos limitados.

A pesar de las limitaciones de recursos, Mukařov dio los primeros pasos en 2019 para convertirse en una aldea inteligente con el lanzamiento de un nuevo sitio web municipal y un sistema basado en incentivos para la gestión de residuos. Mukařov fue uno de los 21 municipios seleccionados entre 960 solicitantes para participar en la Acción Preparatoria inicial de Europa sobre Zonas Rurales Inteligentes y su proyecto insignia Smart Rural 21, diseñado para inspirar a los pueblos a desarrollar estrategias inteligentes. La hoja de ruta del proyecto ofrecía orientación sobre el diseño de una estrategia, la participación de las partes interesadas y la creación y financiación de nuevas soluciones.

La participación pública fue un elemento clave en el desarrollo de la estrategia de Mukařov, y la información sobre la estrategia se compartió a través de un boletín local, canales de medios sociales y actualizaciones del sitio web municipal. Los principales objetivos de la estrategia de aldea inteligente de Mukařov son mejorar la eficiencia de los procesos de gobernanza, aumentar la participación digital, reducir los desplazamientos de los habitantes locales y garantizar un enfoque responsable del medio ambiente.

Para aumentar la participación digital, Mukařov ofrece, transparencia gubernamental con un presupuesto municipal en línea, un boletín centrado en la ciudadanía accesible por correo electrónico y mensajes de texto, pasarela de pago de tasas locales, así como servicios electrónicos de biblioteca municipal (catálogo en línea, servicios de préstamo en línea, libros electrónicos). Inteligentemente, Mukařov está comprometida con sus adolescentes, a quienes ofrece espacios seguros y atractivos para sus necesidades, combinados con un programa educativo orientado al uso creativo de la tecnología digital.

Basándose en su estrategia y desarrollo de aldea inteligente, Mukařov está preparada para integrar a los recién llegados en la comunidad y abordar retos como la mejora de la conectividad de la red de transporte, el impulso a las competencias digitales y el apoyo a la economía circular local.

Estrategias diferenciales y compromisos audaces

Aunque cada uno de estos pueblos inteligentes es único en cuanto a proyectos locales e innovación, presentan similitudes en cuanto a su compromiso con la ciudadanía, su participación en proyectos de intercambio de conocimientos, y la preservación tanto de los valores como de la calidad de vida de la comunidad.

Artículo publicado bajo licencia Creative Commons de cultura libre. Algunos derechos reservados.

Foto cortesía de la EUPLA / Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina

(Visited 358 times, 1 visits today)
Etiquetas: , Last modified: 26/03/2023
Cerrar